SOBREVIVIR I: LOS ABUELOS

@JoseMariaCamara

Durante el confinamiento, cuando el mundo se caía a pedazos a nuestra alrededor, me dediqué a escribir algunas reflexiones en voz alta sobre lo que estaba pasando frente a nosotros. Una serie de reflexiones que hoy comienzo a compartir con vosotros. Más que nada por soltar esos pensamientos por si alguien, por poco que fuera, está de acuerdo conmigo. Comienzo con LOS ABUELOS.

Debo reconocerles que estoy intentando aislarme lo máximo posible del mundo caótico que me rodea. Apenas veo la televisión y, cuando como, siempre le digo a mi madre algo para que entienda que no quiero seguir viendo las noticias. No quiero meterme en esa espiral de negativismo, miedo y muertes en la que estamos sumidos; aunque irremediablemente estoy dentro de esa espiral. Supongo que como todas las personas que hoy formamos parte de esta sociedad.

Como bien les decía, huyo de las noticias. Solo me entero de algo cuando salgo a comer o cenar, el resto del día vivo en mi bunker anti COVID 19. Hoy, de casualidad, se me ha colado una noticia en el twitter en la que Margarita Robles informaba del hallazgo por parte de la UMU de ancianos moribundos en las residencias, cuando no muertos. Esta noticia me ha hecho pararme un segundo y pensar ¿en qué sociedad de mierda estamos metidos? Perdón que sea tan franco, pero me parece que, pese a todo, seguimos sin aprender y seguimos sin darnos cuenta de que nos estamos quedando en una sociedad sin escrúpulos.

No puedo, ni quiero, ni logro entender como alguien puede dejar que otra persona muera, entiendo que solo. No puedo entender como una persona puede abandonar en sus horas finales a otra persona. ¿El miedo al contagio? ¿El miedo a enfermar? Al carajo con todo eso, las personas, todas, merecen un respecto y una dignidad. Una dignidad que, posiblemente, perdieron esos ancianos cuando sus familias los desterraron a morir entre esas cuatro paredes, y ojo, sé que en las residencias hay grandes profesionales, los conozco, pero también sé que no todos son iguales.

¿Qué persona, si así se le puede llamar, puede dejar morir a un anciano? ¿Qué han hecho mal para que la sociedad, o un sector de ella, los deje agonizando en el lecho de muerte?

No señores no, a los ancianos hay que respetarlos, hay que cuidarlos y hay que darles mucho, mucho cariño. Son una parte esencial de nuestra historia, de nuestro pasado, nuestro presente y nuestras vidas. Merecen todo nuestro respeto, nuestras consideraciones y nuestros cariños. Ojalá que nadie tenga que verse solo en sus últimas horas de vida. Ojalá que nadie tenga que convivir con el cuerpo del compañero que está recién fallecido y todavía está caliente. Ojalá todos esos hij….. no vuelvan a ver la luz del sol por dejar morir a ancianos en sus residencias, y, ojalá, las familias que los han abandonado a su suerte no puedan vivir con la carga de haber dejado que sus familiares murieran en la soledad de una residencia que nunca los ha cuidado, sino que lo único que han hecho es dejarlos morir a su suerte y sacarles las perras.

Por último, si tienen abuelos o persona mayor cerca, cuídenlos, lo merecen más que nadie.

Sobreviviré.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario