EL IMPARCIAL: LA SEMANA SANTA DE LAS COFRADÍAS

@JoseMariaCamara

Lo cierto y verdad es que esta Semana Santa no pintaba nada bien. Las semanas previas el ambiente no andaba muy allá por la Cochera de los Santos. Las tensiones institucionales sembraban de dudas la que, por tiempo y amor propio, debería ser una Semana Santa renovada, ilusionada y perfectamente organizada. Nada más lejos de la realidad. Había más dudas que certezas, más pasos inseguros que seguros. Me atrevería incluso a decir que, algunos, ya estaban deseando que pasara sin siquiera comenzar. Un año parecía tiempo suficiente para aprender de los errores del pasado. 365 días para estará la altura de una Semana Santa, que, olvidándonos de reconocimientos, no tiene parangón ni comparación con ninguna otra de la Región de Murcia. Ustedes, queridos lectores de Cieza en la Red, se habrán dado cuenta estos días con todas y cada una de las colaboraciones literarias que hemos ido publicando día tras día

Entre tantas sombras y dudas se estaba fraguando una Semana Santa increíble, incomparable y que, de nuevo, ha puesto en valor a las cofradías ciezanas como salvaguardas de esta tradición tan nuestra como es la Semana Santa. Las cofradías, alejadas de todo el ruido exterior y de las batallas de sillones y poder, han conseguido que esta Semana Santa no solo sea ser recordada como la segunda sin pasos en la calle, sino que también sea recordada por la Semana Santa en la que la inventiva de las cofradías llegó a cotas increíbles hace tan solo un mes, y, quizás, me haya ido muy allá en el tiempo. Las cofradías, salvaguarda de la Semana Santa de Cieza y verdaderas legatarias de una tradición centenaria, han dado el DO de pecho y se han puesto de frente al pueblo de Cieza. Nada de inventar por inventar, nada de hacer por hacer, nada de buscar estridencias y nada de quedarse dormidas. Las cofradías de Cieza han sabido reaccionar ante lo vivido en 2020. El año pasado les pilló el toro, como al mundo en general, pero, sin embargo, este año han ido tejiendo, poco a poco, un magnífico programa de actos que no nos ha hecho olvidar, ni un solo segundo que, A Cieza ,siempre, se vuelve por su Semana Santa.

Continuar leyendo «EL IMPARCIAL: LA SEMANA SANTA DE LAS COFRADÍAS»

EL IMPARCIAL: TENERTE SIN TENERTE. SOÑARTE MIENTRA CASI TE TENGO.

@JoseMariaCamara

¿Sabes?, te he visto, te he sentido y casi, casi, te he podido tocar. Sin embargo, solo me has dejado mirarte a los ojos, recordarte y decirte que te echo mucho de menos y que daría la vida, si así me lo pides, por un segundo a tu lado.

Te he visto en esa padre que ante la Dolorosa le decía a su hijo: ‘’mira, hijo, aquí sale papa, cuando seas mayor tu también vas a salir aquí’’; te he visto en ese rincón de la capilla en la mirada perdida de la mujer que, absorta de todo, solo quiere encontrar a Cristo en la profundidad de su Agonía. Nada ni nadie entre ella y Cristo, solo la luz de las velas. ¡Ay cuantos momentos de esos habremos vivido bajo las andas, en la soledad del capuz o siendo un procesonista de las aceras! ¿Cuántos? Te decía, perdona que te hable de mi, que te he visto, te he visto en esa anciana que, pese al paso de los años, a la cercanía del crepúsculo de su vida, no ha querido, otro año más, acudir a escuchar tus últimos minutos en este mundo, previos a la gloria eterna de tu Resurrección. Te he visto también en la lágrima desbordada de tus Dormis, los que, como otro Viernes Santo cualquiera, acudieron a tu Sepulcro a llorarte y contarte sus penas, sus recuerdos y sus estigmas. Señor, no estás solo, ellos te llevan en su corazón cada noche de su vida pero yo, sin embargo, prefiero llevarte a ti. Prefiero recordarte en la mirada de los niños haciendo cola para entrar a la Casa de los Santos, en las miradas de esperanza en que, si tú lo quieres, vuelvas a embaucarnos y, una y otra vez, dejarnos sin sentio, ese que solamente tú eres capaz de quitarnos en un solo instante.

Continuar leyendo «EL IMPARCIAL: TENERTE SIN TENERTE. SOÑARTE MIENTRA CASI TE TENGO.»

Te quiero como eres

@JoseMariaCamara

Te has ido como siempre, rápida y sin apenas presentarte, pero, no te voy a engañar, no te quiero más a mi lado. Llegaste sin quererte ver, llegaste sin que yo te quisiera a mi lado, solamente planifiqué cuatro o cinco cosas, pero, otro año más, me has vuelto a desarmar a cada latido de ti.

Sé que este año no tenias ganas de venir, ni yo de que vinieras, porque llevas con nosotros un año. Bastante tiempo es, para que engañarnos. Me has desbordado a raudales. De nada sirve planificarme cuando tu llegas, porque, si algo traes, es un tremendo desorden, una tremenda locura y una pérdida de sueño tremenda –debo confesar que yo soy muy oso y deseo dormir por encima de muchas cosas-. Llegaste sin ser anunciada, llegaste manteniendo las distancias, sin querer mirarme a los ojos y sin querer clavarme tu espina en mi corazón. Pero llegaste. Llegaste cargada de ilusión, de presentaciones, de proyectos  y de la esperanza en que no volverías más vestida de esta manera, y sigo diciéndotelo: NO VUELVAS MÁS ASÍ, NO TE QUIERO NI VER.

Pero, sin embargo, poco a poco me fuiste ganando. Encontré en mi interior la razón que me hace estar junto a ti. Encontré en ti los sueños que pensaba desaparecidos. Encontré en ti mis anhelos y mis esperanzas y encontré en ti el abrigo en la soledad de la morgue. Te encontré en cada rincón, en el tiempo soleado, en las tardes que anuncian la primavera del mundo, en la oración que se hace plegaría en la amplitud del templo franciscano. Te encontré, y me gustaste. Cuanto más avanzabas, más me enamorabas, más te quería junto a mí, pese a saber que te irías, más pronto que tarde, pero, mientras estabas, quería disfrutarte a sorbitos lentos, a discurso lánguido y a mirada compasiva. Quería disfrutarte por qué entendí que si has venido es para sanarnos, anunciarnos un nuevo sueño y hacernos fuertes ante las tinieblas.

Continuar leyendo «Te quiero como eres»

SOBREVIVIR IX: LAS PUÑETERAS PRISAS

@JoseMariaCamara

Creo que no hemos aprendido nada de esta situación; seguimos viviendo igual que antes. La gente sigue siendo igual de mala folla que antes, la gente sigue pensándose imbatibles, como si fueran algo así como dioses. La gente sigue haciendo planes como si no hubiera un mañana. ¡No sé cuantas veces he repetido estos días la dichosa frase: piensa en el mañana, y, cuando pase, en el día siguiente! Pero oye, que no hay forma, me aburre todo esto, y, 58 días después, todo esto comienza a hacer mella en mi estado psicológico. Me pregunto mucho, pienso mucho y me enfado demasiado. Supongo que será lo normal, pero me agota.

Me agota que la gente siga pensando en lo que hará en ¿verano? ¿otoño? Pero que cojones hacéis pensando en vacaciones y en viajes. ¡¿Qué cojones hacéis?! Me gustaría saberlo pero, obviamente, no voy a ir preguntándole a la gente que hace con su vida y que de que leches está sirviendo todo esto.

Ahora mismo, sinceramente, creo que nuestras fuerzas no se deben ir en planes futuros, sino en planes presentes; debemos ayudar a quien lo necesita, debemos dar ánimos a los cuerpos de seguridad, debemos preguntar por los amigos y la gente que queremos. Debemos centrar nuestros esfuerzos en sobrevivir. Sobrevivir es lo que toca, el resto no vale para absolutamente nada.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR IX: LAS PUÑETERAS PRISAS»

SOBREVIVIR IX: ¿Ir a la naturaleza? ¡Sino la han pisado en su vida!

@JoseMariaCamara

Esta mañana, a primera hora, leía un titular de D. Miguel Villegas, Consejero de Sanidad de la CARM. La cuestión es que el Señor Villegas decía sobre el desconfinamiento y la salida a la calle de los niños: ‘’la salida del confinamiento debe servir para reconectar a los niños con la naturaleza y la realización de ejercicio físico’’. La nota añade: ‘’ Para ello, los municipios van a poner a punto para el uso las vías verdes y sendas naturales para que puedan ser usadas por los más pequeños’’. Y yo pregunto: ¿Alguna vez han estado los niños conectados con la naturaleza? Seguro que alguno si, pero la inmensa mayoría no han pisado en su vida una caca de cabra o se han puesto de tierra hasta las orejas.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR IX: ¿Ir a la naturaleza? ¡Sino la han pisado en su vida!»

INCIENSO Y PASIÓN: Las imágenes en camiones no, por favor

@JoseMariaCamara

Las imágenes en camiones no, por favor

No es ningún disparate decir que esta pandemia ha roto nuestros esquemas y nos ha despojado de tradiciones instauradas con el paso de los años y que son inherentes al imaginario colectivo de una determinada población. La Fe, quizás, ha crecido entre la población como consecuencia de la ausencia de un algo al que agarrarse en los momentos donde todo ha trepidado de manera inexplicable e inexorable. La Fe, a través de nuestras imágenes, es, muy posiblemente, el clavo al que muchos cristianos se han agarrado durante los meses del confinamiento y hoy, hoy que todo vuelve a tambalearse a nuestro alrededor.

Hace unos meses veíamos como la población de Molina de Segura trasladaba de manera solemne, respetuosa y casi de manera privada a su patrona, la Virgen de la Consolación; noticia que, por cierto, cubrió, como no podía ser de otra manera, esta web. Y, de igual manera, la Virgen de Gracia fue trasladada en andas desde San Juan de Dios hasta la Iglesia de la Merced para recibir sus cultos anuales, un traslado que incluso contó con un breve cortejo presidido por el pendón de la Cofradía de la Salud, hermanos alumbrantes y una presidencia.

Quizás el pasado 21 de septiembre la ciudad de Molina de Segura y el domingo 18 de octubre la Virgen de Gracia sentaron cátedra para aquellas poblaciones que en estos momentos tienen, digamos, desubicadas a sus imágenes patronales. Si la pandemia nos ha regalado el poder disfrutar de nuestras imágenes en un espacio diferente al habitual, debe ser este un motivo de ‘’alegría’’; puesto que, gracias a esta desafortunada situación, la Fe de un pueblo se puede ver acrecentada gracias a tener cerca de si a la imagen a la que siempre le han rezado. No es ningún disparate asegurar que si una imagen está cerca de su pueblo está, en esos precisos momentos, cumpliendo a la perfección los fines para los que fue realizada en su momento. No debemos olvidar que las imágenes, desde el Románico, y más adelante con la llegada del Barroco, son realizadas para acercar al fiel a Dios. Las imágenes como vínculo entre lo terrenal y lo divino; y es por esa dignidad por la que nuestras imágenes se merecen todo el respecto, cuidado y templanza de nuestros dirigentes. Nunca, repito, nunca, debemos despojar a las imágenes de esa dignidad que las rodea puesto que, si así lo hiciéramos, estaríamos despojando a la talla de su condición de imagen sagrada, para pasar a ser una escultura sin más. Una escultura que bien podría estar en un museo cualquiera, pero no en una iglesia para recibir la publica veneración de sus fieles.

Continuar leyendo «INCIENSO Y PASIÓN: Las imágenes en camiones no, por favor»

SOBREVIVIR VIII: No hemos aprendido una mierda

@JoseMariaCamara

Llevo unos días ciertamente apáticos. No es tristeza ni abatimiento, sé que tengo que resistir y sobrevivir; sé que tengo que tener la mente ocupada y ser positivo, pero, a veces, pienso que no hemos aprendido una mierda de todo lo que ocurre ahí fuera. No hemos aprendido una mierda del caos, la desolación y la cantidad de vidas perdidas durante esta crisis mundial. No hemos aprendido una mierda, no por no querer, sino por no ser conscientes.

He sido un ingenuo, lo reconozco. En algún momento de todos estos días de encerramiento pensé, ingenuo yo, que la gente iba a cambiar. Pensé que la gente cambiaria sus perspectivas y sus formas ególatras. Pensé, pensé y pensé y morí en la orilla. Me abate tremendamente ver como, pese a toda la mierda que ocurre ahí fuera, todo sigue igual aquí dentro. Realmente no se si todo esto está sirviendo para algo, realmente no sé donde quedaron los pensamientos positivos: la unidad, la entrega, el sacrificio y la condolescencia con el prójimo. ¿De qué sirve aplaudir como cosacos a las ocho de la tarde si luego en el wasap asestamos puñaladas cada vez que podemos? ¿De qué nos sirve poner mensajes positivos en redes sociales si, renglón seguido, seguimos entrando en guerras dialécticas y políticas? ¿De verdad no hemos aprendido nada? ¿De verdad es tan difícil dejar de pensar en el yo y pensar en el TÚ?

Continuar leyendo «SOBREVIVIR VIII: No hemos aprendido una mierda»

SOBREVIVIR VII: LOS ATARDECERES QUE ME HAS ROBADO

@JoseMariaCamara

Desde mi ventana puedo divisar el bloque de pisos de enfrente. En él, cada atardecer, el sol pinta las fachadas del dorado resplandor de las últimas horas del día. Cada día, a la misma hora, la luz del sol se estampa contra las ventanas de ese bloque de pisos y rebota directa hacía la pared de mi ventana. Hoy, ese reflejo es el único recuerdo de los atardeceres primaverales. Hoy, solo eso me permite recordar otros tiempos donde el final del día era festejado como un aprobado en el bachiller.

De mi tierra me gusta todo, no sería capaz, nunca, de reconocer un algo especial que me guste más que otra cosa. Me gustan sus gentes, sus fiestas, sus tradiciones, sus calles, sus casas abandonadas, su naturaleza, sus otoños y sus atardeceres. Sus atardeceres me pierden, me parecen lo más bonito que la vida me puede regalar cuando la primavera llega a nuestras vidas. Ansío como un niño la llegada de las ocho de la tarde para salir desbocado a encontrarme con el atardecer en pleno Paseo Ribereño. El tono anaranjado de la inclinación  solar lo baña todo. Es el mejor momento para fotografiar a mi tierra. Es cuando más disfruto de la fotografía de atardecer. Abril, mayo, junio, e incluso julio, se convierten en mis meses preferidos para deleitarme con el atardecer.  ¡No hay otros atardeceres como los de esos meses! El cambio de temperatura pinta unos cielos inigualables bañados en rojos intensos, como la sangre, naranjas como los de la fruta y amarillos como los de la Ermita del Santico. Los atardeceres de esos meses son los atardeceres que ningún día del año olvido, siempre los espero como agua de mayo. Todo cobra sentido cuando ellos llegan, todos los ciezanos acudimos al Paseo Ribereño a saludarnos y a socializar. Nos gusta socializar mientras nos doran los últimos rayos de la tarde.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR VII: LOS ATARDECERES QUE ME HAS ROBADO»

SOBREVIVIR VI: LOS BESOS QUE TE HE ROBADO

@JoseMariaCamara

No distingo horas, días, segundos o meses. No diferencio un día de otro. No espero nada con más entusiasmo que el propio de vivir, pero realmente si que hay una razón por la que vivir, descontar horas al día y días a la semana. Los miércoles por la mañana.

Podría ser considerado un temerario en estos tiempos de cautela. Podría ser un loco, e incluso un asesino, pero no soy más que un nieto enamorado de los besos de su abuela.

Mi abuela, la Juana, tiene 91 años. Desde que mi abuelo falleció vive sola, no porque yo quiera, sino porque ella no permite que nadie la acompañe, ni siquiera para dormir, pues dice que si muere de noche quiere morir sola, no quiere que me quede con ese recuerdo; y ella, lo que no sabe, es que lo que yo más quiero es que ella se despedida de este mundo a mi lado, no en una cama de hospital, sino en su casa, aunque quizás pida mucho, pero yo, por pedir, que no quede.

Los miércoles soy un nieto que sale de su caverna platónica – ay Platón y tu mito de la caverna, ¡ cuanta vigencia está cobrando en pleno S.XXI- para ir a ver a su abuela. Salgo con la escusa de que tengo que ir a comprarle el pan, que de escusa tiene bien poco, puesto que todas las semanas con bicho,  o sin bicho, le compro el pan de la Josefica, porque ella es tradicional y si siempre lo ha comprado ahí, ahora no va a ser menos. Y la verdad es que a mi me encanta porque sus trabajadoras me caen de cine. Lola, con fama de arisca, es todo cachondeo y amabilidad, y las Joses se tienen el cielo ganado por cariñosas, atentas y amables. Si leéis esto sabréis que echo mucho de menos no veros con más frecuencia. Como iba diciendo, que me desvío, los miércoles son el salvoconducto a mi vida. Los miércoles son el flotador que me tiro en este inmenso mar que nos ahoga como sociedad, e incluso como personas. 

Continuar leyendo «SOBREVIVIR VI: LOS BESOS QUE TE HE ROBADO»

SOBREVIVIR V: Los olvidados de la Sierra.

@JoseMariaCamara

Acabo de cerrar las páginas del libro que me estoy leyendo en estos momentos; La España Vacía de Sergio del Molino. Según dicen, es la enciclopedia de ese fenómeno que devora la España rural, la España interior; la de los pastores, los teléfonos de cable y la de los niños jugando en las calles.

La realidad es que el tema de la España Vacía siempre ha sido un tema que me ha interesado y me ha atraído a investigarlo. Muy posiblemente la culpa de esto la tenga mi compañero Fco. Jesús Lucas Salmerón. Él fue el primer valiente que, con la excusa de la fotografía, me ha llevado a recorrer poblaciones que ni en los mapas que se estudian en el colegio aparecen. Nerpio, Inazares o Zaén son algunos de los núcleos poblacionales que hemos visitado en nuestras escapadas a la vida rural y la fotografía, pero, sin lugar a dudas, hay un espacio geográfico que me enamoró desde el primer momento que lo conocí; LA SIERRA DE SEGURA. Ese paraíso interior encajonado entre las corrientes del Rio Segura, los Campos de Hernán Perea -una de las altiplanicies más místicas de España- y las Provincias de Jaén y la Región de Murcia. Todo lo rural, todo lo que relacionamos con los pueblos y la vida campechana está ahí.

Desde algún tiempo tengo en Twitter a un panadero y emprendedor, José Lara. Él es mi contacto con aquella tierra que ansío volver a pisar, él es mi periodista de la España Vacía, él es un joven en Santiago Pontones, un núcleo poblacional de apenas tres mil habitantes.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR V: Los olvidados de la Sierra.»