CIEZA, HOY: ¿En qué momento ha fallado la educación?

@JoseMariaCamara

Hace unos días escuchaba a Leila Guerriero decir en un podcast que necesitaba ver, vivir y experimentar para poder escribir. Yo, en cierta manera, me sentí reconocido en sus palabras; puesto que si algo temo de toda esta marabunta de situaciones es, en parte, no tener de que escribir y, al final, acabar escribiendo del COVID. Hoy se ha dado esta situación, no por falta de temas sobre los que escribir, sino por la imperiosa necesidad de vivir, para contar. De, finalmente, hacer lo que Leila Guerreiro decía: vivir para escribir.

Los que nos movemos por las aulas siempre nos quejamos de la cantidad de burocracia que hay que realizar. Siempre nos quejamos de la cantidad de nuevas teorías que hay que aplicar, nuevas ‘’moderneces’’ para, según dicen, mejorar las aulas y el día a día de nuestros alumnos. Aprendizaje basado en proyectos, Gamificación, robótica, ajedrez en las aulas o Educar para Ser del catedrático de la UMU, Ildefonso Méndez, entre otras teorías, se cuelan poco a poco en las aulas e inflan las metodologías para trabajar el currículum básico, eso que cuatro políticos, sin idea, nos dicen que tenemos que enseñar a nuestros alumnos. Todas esas moderneces son tema de conversación en la actualidad, pero hace unos años era ÉTICA y FILOSOFÍA, sí, o no, Educación para la ciudadanía, si, o no. En fin, como verán, mucho debate, muchas propuestas de mejora, y muchas cosas para los niños del presente y del futuro; y, ahora, cuando nos viene la primera gran crisis sanitaria del S.XXI; ahora, cuando deberíamos mostrar como sociedad el respeto y el cumplimiento de las normas para salir de esta es ahora cuando, como vemos con solo salir a las calles de Cieza un fin de semana, se nos cae el castillo de naipes de una forma imparable.

¿Para qué nos hemos peleado en si enseñábamos Ética, Religión o Educación en Valores si, ahora, cuando más necesitamos de valores y educación vemos que, generalmente, las nuevas generaciones piensan en sí mismas y no en el resto? ¿Para qué han dedicado años de docencia nuestros docentes si ahora, cuando hace falta un esfuerzo colectivo, nos ponemos en plan antropocéntricos, es decir: el ser humano por encima de todo, e incluso por encima de la ciencia y de la salud?

Algo está fallando en nuestra sociedad. Algo gordo está pasando cuando nuestros jóvenes, generalmente, no empatizan con las centenares de personas que pierden la vida en los hospitales o con los profesionales de la salud que dedican horas y horas, hasta la extenuación, a intentar evitar el colapso del sistema sanitario y, por ende, de la sociedad como la conocemos.

Está claro que algo está fallando en nuestro sistema educativo, el primer eslabón de una sociedad que en pleno S.XXI se está desmoronando a causa de una pandemia mundial y a causa del antropocentrismo de sus ciudadanos. Algo falla en la educación, si, pero no seré yo quien lo diga, eso le toca a los políticos y a ustedes, queridos lectores.

Os espero en quince días, mientras sigo observando la vida.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario