CIEZA HOY: NOS DUELE LA ATALAYA

@JoseMariaCamara

NOS DUELE LA ATALAYA

En el año 2009 Javier Ríos, Miguel Gual y José Antonio Pastor publicaban el libro ‘’CIEZA, AVENTURA NATURAL’’ una espectacular publicación donde se recogen todas, o casi todas, las rutas de senderismo que se pueden hacer en nuestra localidad. Divididas en ‘’rutas a pie’’, ‘’rutas de montaña’’ y ‘’rutas en BTT’’ recoge una serie de circuitos que muestran lo mejor de nuestro, privilegiado, entorno natural. En la página 121 se recoge una ruta cuyo nombre es ‘’Por las faldas de la Atalaya’’. Hoy esas faldas están seriamente dañadas. La DANA que vivimos hace unas semanas ha convertido esta fabulosa ruta en solo un mero recuerdo. Parecen caminos fantasmas, solo hay desolación y tristeza.

A ningún ciezano se nos olvidará jamás el mes de septiembre que se nos va. No se nos olvidará por el tremendo episodio de lluvia que vivimos durante tres días. ¡Llegamos a pedir que no cayera más agua! Cuando todo pasó comenzaron a cuantificarse los daños. El Ayuntamiento se puso manos a la obra para atender a aquellos vecinos que se habían visto afectados directa, o indirectamente por este fenómeno tormentoso. Todos, antes o después, serán oídos, o eso se presupone, pero hay algo que no habla, no se mueve, y que Dios sabe si se recuperará de tanta fuerza como la de aquella tormenta: la naturaleza.

Es por todos sabidos, que Cieza cuenta, o ha contado, entre sus gentes con deportistas de renombre nacional. Me vienen a la cabeza los actuales Manuel Bermúdez o Alejandro Yepes. Ellos han tenido el privilegio de poder ir al mejor gimnasio, el de la naturaleza. Un gimnasio del que los ciezanos presumimos siempre que nos pregunta que a donde vamos a hacer deporte, yo al menos lo hago, y ahora más que los de la capital pavonean por que les han puesto un paseo para andar en la ribera del Segura. Ellos pavonean, pero yo más, y es que tenemos en Cieza un entorno privilegiado, del que ya he hablado muchas veces. Un entorno hoy herido.

A las típicas fotos de las ramblas desbocadas, las carreteras rotas o los campos llenos de barro, se han unido en redes sociales los mensajes, y fotos, de los caminos de la Atalaya devastados por la fuerza de la naturaleza. Personas como Juan Fernández o Paco Pérez no dudaron en recorrer algunos de esos caminos que han sucumbido a la fuerza del agua y el aire. En sus fotos el panorama era desolador: árboles quebrados, o arrancados,

caminos agrietados por la mitad, desprendimientos de grandes rocas y charcos que hacen intransitables esos senderos a la libertad. Seguro que han sido muchos mas daños, puesto que son muchas hectáreas las que llenan la Atalaya de vida y color. Seguro que son muchas las rutas que se han visto afectadas y que, si nadie lo remedia, tardaran mucho tiempo en recuperar su aspecto original, por que si algo nos han enseñado la naturaleza en este mes de septiembre que se nos va, es que nadie, absolutamente nadie, puedo domarla, y mucho menos, escribir sobre las líneas que ella ha escrito. Ni el cemento, ni la mano del hombre han podido resistir las embestidas sufridas.

Hoy los ciezanos tenemos una espina clavada en el pecho, una espinita para unos y un puñal para otros. Hoy vemos como nuestra Atalaya y sus faldas han sufrido, y por ende, hemos perdido muchas rutas de una belleza paisajística envidiable y difícilmente igualables.

Si nadie lo remedia, que lo dudo, tardaremos años en volver a ver la Atalaya como la conocíamos antes de la DANA de hace un par de semanas.

La naturaleza no se quejará en redes sociales, no tiene portavoz alguno, ni aparecerá en despachos de seguros, pero necesita de la ayuda de las instituciones y de los ciezanos de a pie para recuperarse de los daños sufridos. Esta en las manos de todos y cada uno de los ciezanos el ayudar en la recuperación de todo aquello que la naturaleza devoró de si misma, como si fuera aquel famoso cuadro de Goya; Saturno devorando a su hijo.

Todo se ha visto alterado, pero lo que nunca se verá alterado será el valor emocional que la Atalaya tiene para un ciezano. Es hora de trabajar en su recuperación.

Os espero en quince días. Mientras sigo observando la vida.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.