SOBREVIVIR X: Cumplir años en estado de alarma

@JoseMariaCamara

Diez artículos después, terminan mis reflexiones sobre la primera ola y confinamiento del COVID. Gracias por leerme.

Hace tan solo un año tomaba helado en los Valenciano, por la noche, cenaba con algunos amigos en los Patos. Reíamos, bebíamos y nos hacíamos fotos. Hoy la realidad es bien diferente, pero vuelven a estar ellos: mis amigos.

Lo cierto es que nunca imaginé que pasaría un cumpleaños encerrado en casa, no literal, pero si real. Solo he salido esta mañana a misa, a ver a mi mayor regalo y a mi abuela. No imaginé que mi 28 cumpleaños lo iba a pasar de esta forma. He pensado mucho estos días cuanto de diferente podría ser si nada de esto estuviera ocurriendo. Quizás cenaría con mi novia en Local de Ensayo, alguna vez nos lo habíamos prometido, habría vestido con camisa y americana, o quizás habría estado de viaje, al menos el domingo, pero la realidad ha sido bien distinta a la soñada; y es que si el demonio chino nos ha ayudado a algo es a adaptarnos a la realidad y ver la vida de otra forma. Fuera el mirar con perspectiva al futuro, fuera el pensar en lo que harás en ¿un año? ¿Un mes? ¿Una semana? No lo sé, lo que si sé es que me, nos, vemos en la obligación de ir día a día para sobreponernos a esta situación, y es que el virus chino no entiende ni de cumpleaños, santos o fiestas mayores; que se lo digan a falleros, cofrades, festeros etc.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR X: Cumplir años en estado de alarma»

SOBREVIVIR IX: LAS PUÑETERAS PRISAS

@JoseMariaCamara

Creo que no hemos aprendido nada de esta situación; seguimos viviendo igual que antes. La gente sigue siendo igual de mala folla que antes, la gente sigue pensándose imbatibles, como si fueran algo así como dioses. La gente sigue haciendo planes como si no hubiera un mañana. ¡No sé cuantas veces he repetido estos días la dichosa frase: piensa en el mañana, y, cuando pase, en el día siguiente! Pero oye, que no hay forma, me aburre todo esto, y, 58 días después, todo esto comienza a hacer mella en mi estado psicológico. Me pregunto mucho, pienso mucho y me enfado demasiado. Supongo que será lo normal, pero me agota.

Me agota que la gente siga pensando en lo que hará en ¿verano? ¿otoño? Pero que cojones hacéis pensando en vacaciones y en viajes. ¡¿Qué cojones hacéis?! Me gustaría saberlo pero, obviamente, no voy a ir preguntándole a la gente que hace con su vida y que de que leches está sirviendo todo esto.

Ahora mismo, sinceramente, creo que nuestras fuerzas no se deben ir en planes futuros, sino en planes presentes; debemos ayudar a quien lo necesita, debemos dar ánimos a los cuerpos de seguridad, debemos preguntar por los amigos y la gente que queremos. Debemos centrar nuestros esfuerzos en sobrevivir. Sobrevivir es lo que toca, el resto no vale para absolutamente nada.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR IX: LAS PUÑETERAS PRISAS»

SOBREVIVIR VIII: No hemos aprendido una mierda

@JoseMariaCamara

Llevo unos días ciertamente apáticos. No es tristeza ni abatimiento, sé que tengo que resistir y sobrevivir; sé que tengo que tener la mente ocupada y ser positivo, pero, a veces, pienso que no hemos aprendido una mierda de todo lo que ocurre ahí fuera. No hemos aprendido una mierda del caos, la desolación y la cantidad de vidas perdidas durante esta crisis mundial. No hemos aprendido una mierda, no por no querer, sino por no ser conscientes.

He sido un ingenuo, lo reconozco. En algún momento de todos estos días de encerramiento pensé, ingenuo yo, que la gente iba a cambiar. Pensé que la gente cambiaria sus perspectivas y sus formas ególatras. Pensé, pensé y pensé y morí en la orilla. Me abate tremendamente ver como, pese a toda la mierda que ocurre ahí fuera, todo sigue igual aquí dentro. Realmente no se si todo esto está sirviendo para algo, realmente no sé donde quedaron los pensamientos positivos: la unidad, la entrega, el sacrificio y la condolescencia con el prójimo. ¿De qué sirve aplaudir como cosacos a las ocho de la tarde si luego en el wasap asestamos puñaladas cada vez que podemos? ¿De qué nos sirve poner mensajes positivos en redes sociales si, renglón seguido, seguimos entrando en guerras dialécticas y políticas? ¿De verdad no hemos aprendido nada? ¿De verdad es tan difícil dejar de pensar en el yo y pensar en el TÚ?

Continuar leyendo «SOBREVIVIR VIII: No hemos aprendido una mierda»

SOBREVIVIR VII: LOS ATARDECERES QUE ME HAS ROBADO

@JoseMariaCamara

Desde mi ventana puedo divisar el bloque de pisos de enfrente. En él, cada atardecer, el sol pinta las fachadas del dorado resplandor de las últimas horas del día. Cada día, a la misma hora, la luz del sol se estampa contra las ventanas de ese bloque de pisos y rebota directa hacía la pared de mi ventana. Hoy, ese reflejo es el único recuerdo de los atardeceres primaverales. Hoy, solo eso me permite recordar otros tiempos donde el final del día era festejado como un aprobado en el bachiller.

De mi tierra me gusta todo, no sería capaz, nunca, de reconocer un algo especial que me guste más que otra cosa. Me gustan sus gentes, sus fiestas, sus tradiciones, sus calles, sus casas abandonadas, su naturaleza, sus otoños y sus atardeceres. Sus atardeceres me pierden, me parecen lo más bonito que la vida me puede regalar cuando la primavera llega a nuestras vidas. Ansío como un niño la llegada de las ocho de la tarde para salir desbocado a encontrarme con el atardecer en pleno Paseo Ribereño. El tono anaranjado de la inclinación  solar lo baña todo. Es el mejor momento para fotografiar a mi tierra. Es cuando más disfruto de la fotografía de atardecer. Abril, mayo, junio, e incluso julio, se convierten en mis meses preferidos para deleitarme con el atardecer.  ¡No hay otros atardeceres como los de esos meses! El cambio de temperatura pinta unos cielos inigualables bañados en rojos intensos, como la sangre, naranjas como los de la fruta y amarillos como los de la Ermita del Santico. Los atardeceres de esos meses son los atardeceres que ningún día del año olvido, siempre los espero como agua de mayo. Todo cobra sentido cuando ellos llegan, todos los ciezanos acudimos al Paseo Ribereño a saludarnos y a socializar. Nos gusta socializar mientras nos doran los últimos rayos de la tarde.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR VII: LOS ATARDECERES QUE ME HAS ROBADO»

SOBREVIVIR III: GRACIAS

@JoseMariaCamara

Lo cierto es que siempre pretendo, y me obligo, a tener los pies en el suelo. Considerarme más que nadie no está permitido, pero menos que nadie, tampoco.

Siempre tuve claro que la sociedad necesita de todos para ser posible, y viable. Todos somos necesarios, todos tenemos algo que aportar y todos tenemos un lugar que ocupar cada día de nuestra vida. Si uno falla, falla todo. Todo el castillo de naipes se cae en mil pedazos si alguien no actúa de manera correcta. Y, querido lector, la Semana Santa es igual, todos tenemos una clara función: la de SUMAR. Nadie debe nunca remar en direcciones contrarias a las que requieren un evento que implica a tanta y tanta gente.

708 días – no sé cuantas veces he escrito y he pensado en ese número estos últimos días- habrán pasado desde que el Silencio rompió la noche del Jueves Santo de 2019 hasta que la Dolorosa vuelva a mostrarnos su rostro el Viernes de Dolores de 2021. 708 días que quemarán en el recuerdo de todos aquellos que no entendemos la Semana Santa de Cieza como una semana al año, sino como una forma de vida. Una forma de vida que te sorprende y te emociona a partes iguales.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR III: GRACIAS»