PASIÓN EN CIEZA: La Virgen del Buen Suceso Coronada regresa a Cieza

@JoseMariaCamara

‘’Con la Virgen comienza de nuevo el ciclo’’ ¡Cuánta verdad hay en estas palabras! ¡Cuánto de transcendental se adivina la llegada de la Virgen al pueblo otro mes de septiembre más! No son palabras mías las que ustedes leen nada más comenzar este artículo. Son las palabras de un ciezano que, por primera vez, ha aupado a su hijo para que, hombro con hombro, ocupara el mismo lugar que su padre ocupó mientras la salud le permitió estar, cada 8 de septiembre, en la llegada al pueblo de la Virgen del Buen Suceso Coronada, la Patrona de Cieza. Hoy, su nieto, cogió su relevo y el cielo pintó   con una sonrisa del azul del Perdón.

Tarde de ausencias de grandes cofrades que, tras la Resurrección, fueron al encuentro de Dios, pero también tarde de encuentros primerizos en las varas. Hoy los niños fueron los protagonistas, indirectos, de esta nueva bajada de la Patrona de Cieza. Cogidos de la mano de su abuelo, como los nietos del sacristán, subidos a los hombros de los papas,  con el traje huertano por piel, aupado por el amigo de su padre y abrazado a la vara, donde se forjan los cofrades de corazón, los que sueñan con el toque de la campana y marcan el paso, inconscientemente, mientras caminan, cualquier día del calendario, por las calles de Cieza.

Volvimos con Ella otro ocho de septiembre más. La pólvora anunció desde El Maripinar que otro ocho la Virgen volvía a su pueblo, el que abandonó, presurosa, un lejano, y a la vez tan cercano, 19 de septiembre de 2021. Con la Virgen del Buen Suceso Coronada, como me indicaba ayer el presidente de una cofradía, comienza de nuevo una nueva vida. Una vida en la que los más jóvenes y los más ancianos miran con la misma pureza a la Patrona de Cieza. Unos son llevados vestidos de huertanos o con el polo blanco de la Virgen, hasta los pies de la Patrona de Cieza, la que, mil y una veces, habían visto antes en su Ermita pero que, por la dichosa pandemia, nunca antes habían visto bajar la tarde del ocho de septiembre cuando Cieza, con su patrona, celebra la Natividad de la Santísima Virgen María y otros, los más ancianos, acuden de nuevo postrados en la silla, en la enfermedad o en su soledad. Es la grandeza de la Patrona que, sin distinción de edad, penetra el corazón de todo el que hasta Ella se acerca en esta septembrina tarde de reencuentro.

Sobre las siete y cuarto de la tarde el pueblo acudía a donde siempre acude cuando la tarde se viste de arco, flores, blanco gloria y dorado atardecer. Los refajos, las postizas y las bandurrias se entremezclaban en el ambiente con el sonido de la  campana, pasodobles festeros y abrazos y saludas que saben a reencuentros y hermandad. La Virgen del Buen Suceso Coronada, bajo un arco floral en tonos rosáceos tirando a fucsia realizado a base de clavel, lisianthus, margarita pimpón y paniculata, recorrió las calles de Cieza durante alrededor de una hora, puesto que sobre las nueve menos veinte hacía su entrada en la Basílica de la Asunción mientras la plaza todavía olía a la pólvora que se le ofrenda cada ocho de septiembre cuando, de nuevo, cruza el dintel de la Basílica para, durante dos semanas, ser una más entre los ciezanos. De ahora en adelante, y durante diecisiete días, se sucederán numerosas muestras de cariño que, en la multitud, o en la quietud del templo, los ciezanos tendrán hacia su patrona. 17 días para hablar con Ella, contarle lo que hemos sufrido, lo que sufrimos y lo bueno que nos regala su presencia en el pueblo. Durante esos 17 días muchos niños acudirán por primera vez con sus abuelas a ver a la Virgen de la Ermita. Es la renovación de la devoción, de generación en generación, desde 1942 y gracias al genio de  Aljucer, Don Juan González Moreno.

La Atalaya queda huérfana. Es momento de que hagamos nuestra a nuestra Virgen del Buen Suceso Coronada. Es la hora de peregrinar a la Basílica de la Asunción. El 25 de septiembre, cuando la pólvora vuelva a romper el alba y las campanas repiquen a gloria, la patrona de Cieza volverá a su ermita. Hasta entonces, es de todos y cada uno de los que, durante su ausencia, la sienten, la quieren y la escuchan, pero también del que no se ha encontrado con Ella y, en estos 17 días, se encontrará, frente a frente, en la quietud de la Basílica de la Asunción.

El otoño comienza a llegar, pero hoy se vistió de primavera en el altar itinerante de la Patrona de Cieza, la Santísima Virgen del Buen Suceso Coronada.

Recuerde que todo el material de este blog esta sometido a una licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International. Por lo que el material no puede ser vendido ni modificado sin el consentimiento expreso del autor. La realización de lo anteriormente dicho puede conllevar el pago de una cantidad determinada por el propietario intelectual de estas imágenes.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario