PASIÓN EN CIEZA: GUAPO, TE QUIERO

@JoseMariaCamara

No nos hace falta mirarte para saber cómo es cada centímetro de tu piel. No nos hace falta hablarte para que nos escuches, como tampoco hace falta pedirte nada, porque siempre nos lo das todo. En ese manantial de pétalos que caían desde los balcones de la carrera quedamos prendados los ciezanos cada vez que vuelves al puerto en el que el ciezano siempre quiere atracar y, después de dos años, volvimos a celebrar, como solo los ciezanos sabemos, a paso lento y cantando tu himno, tu regreso a nuestra casa, la casa de los ciezanos, tu ermita.

Hoy no era la fecha del regreso. Hoy debía haber sido una tarde normal, pero las calles de Cieza nos contaban otra historia. Nos contaban una historia de devoción, pétalos, sentimiento, miradas bañadas en el agua de la devoción, preguntas inocentes y marchas procesionales. Hoy el Santo Cristo del Consuelo volvía a su ermita, no era 3 de mayo, pero: ¡qué más dará! Si el Cristo del Consuelo iba a estar en la calle, cuando las campanas repicaban a gloria pasadas las seis y media de la tarde. Tarde de reencuentros, de sabor añejo, de miradas a los balcones, de plegarias en silencio, de redoble lento y marcha procesional que suena a abril pasado, tarde de Camino Madrid y tarde de explicar tantas y tantas cosas a quienes nunca conocieron como Cieza devuelve, en loor de multitudes, su faro luminoso a su cumbre airosa.

La tarde de hoy se vistió  de lo que siempre se entendió en Cieza que era el 3 de mayo: pétalos por doquier en Buitragos, El Evangelista para doblar a Cid, la música del Maestro León en el Camino Madrid y la Cruz de su hermandad en Mesones. No hay mucho más que contar, porque, seguro, querido lector, que usted  conoce mejor que yo lo que esta tarde se ha vivido en el recorrido procesional.

Cuando el Santo Cristo pisa la calle, nadie sabe que va a pasar, bueno, sí, pero no, nadie sabe que romperá en su interior porque, como le ha dicho una mama a su hija: ‘’Vamos rápido para ver al Señor ‘’ y es que da igual que hoy no haya sido 3 de mayo. Todo da igual porque con Él todo es posible, si no pregúntenle ustedes a esa mujer que, al preguntarle cómo había ido mientras llevaba al Santo Cristo, respondía: ‘’ no puedo hablar de la emoción’’. En esas palabras se encuentra la grandeza de una tarde que nunca defrauda, nunca deja de sorprendernos y, si alguna vez lo hace, solo tenemos que buscar a esa anciana que, desde lo más profundo de su corazón, brotan, al mismo tiempo, lágrimas y un ‘’guapo, te quiero’’. En esa cotidianidad, en esa personificación y en ese tú a tú se sustenta la devoción de un pueblo por la imagen de Dios hecho escultura, pero no un Dios cualquiera, sino el Dios de los ciezanos, ese que, al filo de las ocho y veinte, llenaba el Camino Madrid de gente esperando sumar su voz al coro unánime y atemporal que se ensambla para cantar el himno que, desde mucho antes de nacer, el ciezano ya se sabe como su propio nombre, porque, sí, niña de pelos rizados, Julia, el Señor duerme para que, cuando volvamos, cada día, a la cama, podamos contarle una a una nuestras penas y alegrías. Y, como la mujer que, cuando el Cristo comenzaba a entrar a la Esquina del Convento, ella todavía estaba a mitad de San Sebastián mirándolo y pidiéndole tantas y tantas cosas que solo Él y ella conocen. Nunca abandonar el camino que Él nos tiene trazado. Es en esa mujer solitaria de San Sebastián donde uno se da cuenta de que el Santo Cristo es algo inexplicable, un verdadero imán que por mayo regresa al corazón de los ciezanos, su ermita.

A partir de hoy, volveremos a subir cada vez que el invierno llegue a nuestra vida, clavaremos la rodilla en tierra y siempre le contaremos nuestros devenires. Sí el consuelo existe, es en su rostro. Ahora comienza la procesión que nadie ve, la que nadie anuncia, la que nadie cuenta, pero la que siempre tiene el mismo protagonista: El Santísimo Cristo del Consuelo.

‘’Cristo Bendito, Gloria de Cieza, Consuelo dulce del Corazón…’’

Recuerde que todo el material de este blog esta sometido a una licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International. Por lo que el material no puede ser vendido ni modificado sin el consentimiento expreso del autor. La realización de lo anteriormente dicho puede conllevar el pago de una cantidad determinada por el propietario intelectual de estas imágenes.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario