PASIÓN EN CIEZA: OCTUBRE VOLVIÓ A CON LOS HIJOS DE MARÍA

@JoseMariaCamara

Sé que estabas, yo sé que tú estabas en Ella; por eso, dos años no son nada si mi puerto es tú mirada y mi consuelo el sentirte cerca.

‘’Tenia cuatro añicos, ella nunca ha visto el Rosario, ella no sabe. Ya le he explicado el Rosario, el mes de octubre y todo eso ‘’ Esta es la transcripción, literal, de un audio que me mandó una madre, muy dormijosa ella, cuando octubre comenzó a despuntar en el rostro nacarado de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza. La realidad nos ha demostrado, una vez más, que el rito vuelve a brotar cada vez que la campana de un trono resuena en los corazones de los ciezanos.

Octubre se ha despedido hoy en la imagen de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza. Un mes donde, cada domingo, la titular de los Hijos de María ha recorrido, una a una, las diferentes parroquias de Cieza. Ha pasado demasiado tiempo sin que los cofrades del Jueves Santo por excelencia, el de mantilla, campanillas, candelería, Calle Mesones y verde esperanza pudieran ver a su Madre iluminada por el astro rey, el Sol.

Octubre volvió a desperezarse cuando la Virgen de los Hijos de María, como popularmente se le conoce, volvió a cruzar el dintel del Monasterio de la Inmaculada Concepción para, sobre su trono plateado, recordarnos tantas y tantas cosas que han pasado a lo largo de estos dos años de espera y dolor. Muchos tuvimos clavado en el pecho la espada del recuerdo de quien, desde pequeño, nos inculcó la ancestral tradición del Santo Rosario; otras personas caminaron poniendo en Ella la esperanza de una pronto recuperación para quien, cada noche, la arropa en la cama.

El rito volvió a brotar en el tintineo de las galas del trono que, mecidas suavemente, nos recordaban que en Cieza marcamos el paso de la vida como en ningún otro lado. El rito se renueva año tras año. Pese a la ausencia, volvimos a ver al sacristán rezando los misterios del Santo Rosario, volvimos a ver a la nieta que, pese a la pereza que da madrugar un domingo, ahí estaba ella sosteniendo a su abuela; volvimos a ver a los expresidentes de la cofradía – Pepe, Ginesa, Rafa y Manolo- reunirse ante quien tantas noches les robó el sueño, hoy somos lo que somos gracias a sus desvelos y anhelos; volvimos a ver al nieto portar orgulloso la medalla que su padre porta, estaba el pregonero que, pese a sus 51 km de distancia de su lugar de residencia, vuelve cada domingo para llenar la tinta de sus versos y ¿por qué no? También estaban los jóvenes madrugando para agarrarse a la vara del trono y volver a recordar que, pese a tantos estereotipos que se dicen sobre ellos, ahí están: comprometidos y junto a María, como el discípulo amado, Juan.

Octubre no se entiende en Cieza sin los Hijos de María y los Hijos de María no entienden su año natural sin los domingos de octubre. Posiblemente nacieron el uno para el otro por que, ante la atenta mirada del nazareno todo cobra sentido cuando un andero marca el paso, cuando una mujer clava su mirada en una imagen y cuando un joven capta con su cámara lo que, durante el año, le servirá para llenarnos de recuerdos y anhelos.

A mí siempre me gusta decir: ‘’A Jesús, por María’’. Ojalá este mes de octubre María nos haya enseñado el camino a una nueva Pasión en Cieza y a un nuevo Jueves Santo donde la tarde caiga en el cielo en el que se convierte el trono de palio de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza. Por cierto: Agueda pudo, por fin, ver a su Virgen de Gracia y Esperanza salir a la calle siendo ella presidenta. Gracias por estar al frente de tú cofradía durante estos dos duros años, que Ella te lo recompense.

Recuerde que todo el material de este blog esta sometido a una licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International. Por lo que el material no puede ser vendido ni modificado sin el consentimiento expreso del autor. La realización de lo anteriormente dicho puede conllevar el pago de una cantidad determinada por el propietario intelectual de estas imágenes.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario