SOBREVIVIR V: Los olvidados de la Sierra.

@JoseMariaCamara

Acabo de cerrar las páginas del libro que me estoy leyendo en estos momentos; La España Vacía de Sergio del Molino. Según dicen, es la enciclopedia de ese fenómeno que devora la España rural, la España interior; la de los pastores, los teléfonos de cable y la de los niños jugando en las calles.

La realidad es que el tema de la España Vacía siempre ha sido un tema que me ha interesado y me ha atraído a investigarlo. Muy posiblemente la culpa de esto la tenga mi compañero Fco. Jesús Lucas Salmerón. Él fue el primer valiente que, con la excusa de la fotografía, me ha llevado a recorrer poblaciones que ni en los mapas que se estudian en el colegio aparecen. Nerpio, Inazares o Zaén son algunos de los núcleos poblacionales que hemos visitado en nuestras escapadas a la vida rural y la fotografía, pero, sin lugar a dudas, hay un espacio geográfico que me enamoró desde el primer momento que lo conocí; LA SIERRA DE SEGURA. Ese paraíso interior encajonado entre las corrientes del Rio Segura, los Campos de Hernán Perea -una de las altiplanicies más místicas de España- y las Provincias de Jaén y la Región de Murcia. Todo lo rural, todo lo que relacionamos con los pueblos y la vida campechana está ahí.

Desde algún tiempo tengo en Twitter a un panadero y emprendedor, José Lara. Él es mi contacto con aquella tierra que ansío volver a pisar, él es mi periodista de la España Vacía, él es un joven en Santiago Pontones, un núcleo poblacional de apenas tres mil habitantes.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR V: Los olvidados de la Sierra.»

CIEZA, HOY: Flores, esquelas y muerte

@JoseMariaCamara

Vienen días donde todo gira alrededor de un tema: LA MUERTE. La muerte entendida como el final de un camino que, quizás, nos lleve a otro. Ese otro que, según la concepción que tenemos a día de hoy, necesita tropecientas flores solo una vez al año, el 1 de noviembre. Los panteones de nuestras familiares que ya gozan del descanso eterno se llenan de flores, mientras que, en nuestras casas, nos tomamos unos huesos de santo, en nuestras calles seguimos escuchando el coche de la funeraria y en la Plaza y Mesones, entre otras, vemos las esquelas

Decía un famoso carnavalero gaditano sobre la muerte: ‘’ La muerte es una playa con cara de pena. Desnuda bajo el cielo bailando encendida. La muerte es una lluvia que cae hacia arriba. Y con su pelo largo y su espalda morena. Llevamos esperándola toda la vida’’ La muerte vive estos días el mayor de los homenajes que los ciudadanos le hacemos. ‘’Celebramos’’, si así se puede decir, la llegada de esta a la vida de nuestros familiares o amigos, pero, sin embargo, la muerte da vida a otras cosas, por paradójico que resulte.

Ir en estas fechas a las floristerías ciezanas es un regalo para los sentidos, pese al contexto pandémico en el que nos encontramos, las floristerías se llenan de color y de olores. Yo, amigo de varios floritas a los que admiro y respecto, soy dado a comprar flores todo el año pero, ahora, aprovecho para comprar flores a mis difuntos y, de paso, llevarme un paquetito de lishantus. Estas, junto con margaritas, gladiolos y lilium, entre otras, hacen de las floristerías una paleta multicolor donde, solo por el placer de ver tanta flor agolpada, merece la pena entrar; aunque sea para saludar al floristero y darle ánimo en estos duros momentos que están pasando. Colaboren con ellos, compren sus flores, llenen su casa de vida, color y olor, solo por hacerles sentir importantes y queridos en estos momentos donde sus negocios se tambalean.

Continuar leyendo «CIEZA, HOY: Flores, esquelas y muerte»

FOTOGRAFÍA: CEHEGÍN POR SU EXTRARRADIO

@JoseMariaCamara

El pasado mes de julio la empresa murciana GUIASMUR, en un intento de salvar el sector de los guías turísticos, organizó una serie de rutas al atardecer por varios pueblos de la Región de Murcia. Cieza, Yecla, Murcia o Cehegín, entre otras, fueron algunos de los protagonistas; y, hasta esta ciudad del noroeste murciano, me dirigí para conocer un poquito más esta joya de la Región de Murcia.

La ruta, diferente a lo que en un principio tenia pensado, nos llevó durante cerca de dos horas por el extrarradio de Cehegín. Comenzamos en la Plaza de España para, desde ahí, subir al mirador que hay a escasos metros y contextualizar un poco la visita mirando al yacimiento de Begastri, el origen de la actual Cehegín. Seguidamente, y bajando hasta el Argos, recorrimos la rivera de este pequeño rio mientras el guía, Cristóbal, nos iba explicando el origen de la huerta murciana, la importante industria espartera de Cehegín así como lo que Paco Rabal opinaba sobre esta localidad. ¿Sabes como la describió? Pues el genio aguileño habló de Cehegín como »El Belén de España» por su concepción, tanto por la orografía, como por las construcciones que configuran su casco antiguo.

Continuar leyendo «FOTOGRAFÍA: CEHEGÍN POR SU EXTRARRADIO»

SOBREVIVIR IV: MORIR

@JoseMariaCamara

Desde que el COVID 19 llegó a nuestra sociedad he intentado aislar a mi mente de todo lo que nos rodea. No sé que miedo tengo, pero si sé que si escucho hablar de médicos y hospitales mi cuerpo hiperventila y me desmayo. No es un cuento lo que les cuento, es la realidad que vivo cada vez que cerca de mi hablan de operaciones, sangre o médicos. Estos días lo estoy pasando mal. Cuando llega la hora de comer siempre intento que la televisión no esté en plenas noticias. Muertos, hospitales, contagios, virus, vacunas y otra gran cantidad de palabras ocupan los minutos del prime time. Cada día el discurso es el mismo, y así llevamos casi un mes. Está siendo un mes duro, hay muchos factores que me entristecen y me asustan. Por primera vez en mi vida he tenido miedo real de la muerte, he sentido que, quizás, podía ser yo uno más de la gran cantidad de personas que han dejado este mundo. Si, tengo 27 años, pero también tengo derecho a preocuparme por si mi momento llega antes de lo esperado. El miedo a contagiarme copaba los primeros días de confinamiento; realmente hice un ejercicio de desconexión mental para no preocuparme, pero les puedo asegurar que en mis 27 años, casi 28 ya, ha sido la primera vez en mi vida donde realmente me he parado a pensar y valorar la fugacidad de la vida. Entiendo, y me obligo a entender, que aquí nadie se va a quedar, yo se lo digo a mi abuela que tiene 91 años, ella – pa’ comérsela- dice que no quiere morirse, pero realmente es el final del camino. Como cristiano lo afronto desde una perspectiva distinta, pero realmente sé que llegará el día, pero no quiero que ese día llegue pronto. No quiero despedirme como se ha despedido gente cercana a mi, y que no han llegado a la treintena, algunos ni a los veinticinco.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR IV: MORIR»