Diario de Verano (II)

Diario de un verano II

Historia del Arte frente a la realidad

*Todo lo escrito en este post tuvo lugar durante este verano. La realidad ha cambiado. El presente es distinto. Ténganlo en cuenta a la hora de leerlo.

Desde pequeño siento un poder de atracción indescriptible por el mundo del arte. Principalmente por la escultura, la pintura y la fotografía.

Me decidí a que durante el curso 2019/2020 comenzaría la carrera de Historia del Arte por la UNED, poco a poco sin prisa, solo y exclusivamente con un carácter formativo y como forma de conocer más del mundo que me rodea.

El pasado verano viajé a Roma con mi novia, era nuestro primer viaje juntos al extranjero, y tenía que ser Roma, tenía que haber arte. Recuerdo entrar a la Galleria Borghese y en la sala donde está el Rapto de Proserpina, obra fabulosa de Bernini, decirle: ‘’ Quiero comenzar cuanto antes Historia del Arte. Quiero saber que veo’’. Y con eso soñé durante largos meses del pasado curso. Soñé con poder iniciar mi segunda carrera, mi segunda vocación. Llegué incluso a preguntar por el precio de la matrícula: 825 euros. Doce asignaturas. Seis por cada trimestre.Contaba con que al finalizar el año tendría los ahorros suficientes para poder matricularme y no tirar el año por la borda, pero no, volví a darme de bruces con la realidad. El próximo año tampoco va a ser posible comenzar la carrera con la que muchas veces he soñado. Cada vez me siento más atraído por conocer que estilo, autor o contexto rodea a una obra de arte. Pero no, este año tampoco será. Lo vi cerca, pero no será posible. Mi madre fue tajante: ‘’ No te voy a pagar nada que no tenga que ver con Magisterio’’. Con esa rotundidad mi madre se cargó todas mis aspiraciones de poder comenzar a volar por el apasionante mundo de la Historia del Arte. Yo no puedo hacer frente a los costos de la matrícula. Soy un NINI (ni trabajo, ni estudio) no por deseo propio, sino por imperativo categórico de esta sociedad. Hoy es nueve de julio y espero con ansias que salga alguna oferta para trabajar en MERCADONA durante los meses de verano  y así poder ahorrar un dinero que me permitan pasar con tranquilidad estos dos años y poder seguir formándome. Sé que tengo que hacer cursos de formación por el tema de los méritos para la carrera, pero también sé que  sueño con iniciarme en Historia del Arte. Es lo que me gusta, es lo que quiero, y es el foco para reinventarme. Porque, tras sentirme fracasado, sé que necesito reinventarme. Mi generación se ve obligada a hacerlo, ¿Por qué yo no? Pero como decía anteriormente me he dado de bruces contra la realidad. Este año tampoco será el año que comience Historia del Arte. Menos mal que siempre me quedará Twitter, con sus twitteros, que si son Historiadores del Arte, siempre me quedará la revista ‘’Descubrir el Arte’’, y por supuesto mi gran biblioteca de libros de arte. Ese es mi consuelo.  El consuelo de que tendré que seguir esperando para comenzar mi segunda carrera, pero si tengo claro que la haré y la culminaré. ¿Cuándo? es la pregunta principal.  Pero al poner Historia del Arte frente a la realidad, la realidad vence. Es mí día a día. La realidad ante todo y frente a todo.

José María Cámara Salmerón

Cofrade y Soñador

17/5/13

Deja un comentario