SOBREVIVIR IV: MORIR

@JoseMariaCamara

Desde que el COVID 19 llegó a nuestra sociedad he intentado aislar a mi mente de todo lo que nos rodea. No sé que miedo tengo, pero si sé que si escucho hablar de médicos y hospitales mi cuerpo hiperventila y me desmayo. No es un cuento lo que les cuento, es la realidad que vivo cada vez que cerca de mi hablan de operaciones, sangre o médicos. Estos días lo estoy pasando mal. Cuando llega la hora de comer siempre intento que la televisión no esté en plenas noticias. Muertos, hospitales, contagios, virus, vacunas y otra gran cantidad de palabras ocupan los minutos del prime time. Cada día el discurso es el mismo, y así llevamos casi un mes. Está siendo un mes duro, hay muchos factores que me entristecen y me asustan. Por primera vez en mi vida he tenido miedo real de la muerte, he sentido que, quizás, podía ser yo uno más de la gran cantidad de personas que han dejado este mundo. Si, tengo 27 años, pero también tengo derecho a preocuparme por si mi momento llega antes de lo esperado. El miedo a contagiarme copaba los primeros días de confinamiento; realmente hice un ejercicio de desconexión mental para no preocuparme, pero les puedo asegurar que en mis 27 años, casi 28 ya, ha sido la primera vez en mi vida donde realmente me he parado a pensar y valorar la fugacidad de la vida. Entiendo, y me obligo a entender, que aquí nadie se va a quedar, yo se lo digo a mi abuela que tiene 91 años, ella – pa’ comérsela- dice que no quiere morirse, pero realmente es el final del camino. Como cristiano lo afronto desde una perspectiva distinta, pero realmente sé que llegará el día, pero no quiero que ese día llegue pronto. No quiero despedirme como se ha despedido gente cercana a mi, y que no han llegado a la treintena, algunos ni a los veinticinco.

Continuar leyendo «SOBREVIVIR IV: MORIR»