PASIÓN EN CIEZA: ROMERÍA SIN EDAD

@JoseMariaCamara

No hay septiembre en Cieza sin romería, y no hay romería sin septiembre en Cieza. No hay más. Es tan simple como ver la devoción de la mujer que, sorda, se mete entre las varas del trono, aún sin colocar dentro de su ermita para, en un acto de devoción,  hacerse huracán devocional y ponerle cuatro velitas blancas, de las de toda la vida y, acto seguido, dar las gracias, mirar a la Virgen y persignarse. Todo es tan simple como esa mirada, ese acto de fe y ese agradecimiento, pero en Cieza lo simple se convierte en magnánimo cuando el alba estalla en pólvora que anuncia una nueva Romería; no importa si cae en el tercer domingo de septiembre, como venía celebrándose en los últimos años, o en el cuarto, como se ha hecho este año. No hay razón que lo explique más que lo que el corazón de cada ciezano escribe en renglones rectos cuando toca caminar al alba para ir al encuentro de la del ‘’centro maternal’’.

Septiembre de romería, de pólvora, de misa al alba, de repique de campanas en la Atalaya, de familias caminando tras la Madre, de flores, arco y Buen Suceso. Septiembre de preparar la mochila para subir al monte con la Virgen del Buen Suceso Coronada, cantarle su himno o simplemente extender la devoción, de generación en generación, a quien cada día de nuestras vidas nos protege desde el joyero de la Atalaya que es su diminuta, aunque gigante, en lo devocional, ermita del Collado de la Atalaya, ahí donde la Cruz nos hace reflexionar sobre el devenir de los días.

Hace poco, Bartolomé Marcos, nos decía en la entrevista que nos concedió algo así como que el discurso, si tiene muchas florituras, es capaz de tapar el verdadero significado de la palabra; pues bien, con la Virgen del Buen Suceso Coronada ocurre lo contrario, puesto que, pese a su grandilocuente arco, realizado este año en tonos amarillos a base de margaritas, margaritas pimpon, rosas, lisianthus y solidago, lo que prevalece es Ella y solo Ella, con permiso de los recuerdos, vivencias, emociones y lágrimas que cada uno de los ciezanos, los que pueden acompañarla hasta la Atalaya, y los que no, tienen de cuando la acompañaban con su abuela o sus padres. Hoy esas abuelas, ya de luto y cogidas del brazo de sus nietos, solo consiguen subir, a duras penas, la cuesta de la Ermita. No habiendo mayor recompensa que tenerle frente a frente y, junto a su nieto, lanzarle un beso, quizás el último.

Continuar leyendo «PASIÓN EN CIEZA: ROMERÍA SIN EDAD»

INCIENSO Y PASIÓN: Tarde de reencuentro con la Virgen guapa.

@JoseMariaCamara

Veinticinco años que Lorca coronó a la Virgen Guapa; Veinticinco años de la coronación de la segunda imagen de la Amargura que se coronaba canónicamente en España, tras, como no podía ser de otra forma, la Amargura de San Juan de la Palma, la de Sevilla. Veinticinco años que tuvieron ayer su momento álgido cuando a las ocho de la tarde la Amargura cruzaba el dintel de su capilla para poner rumbo a la Plaza de España donde, blancos, lorquinos y visitantes, esperaban la llegada de la Reina de los Claveles para conmemorar con una solemne eucaristía los veinticinco años coronada canónicamente.

Como decía anteriormente, la salida a las ocho de la tarde desbordó la emoción de los blancos que se acercaron hasta la Calle Santo Domingo. Vítores, aplausos y mucha emoción contenida al volver a ver a la Virgen de la Amargura en la calle. Lo cierto y verdad es que, según iba acercándose el momento de la salida, en el ambiente se notaba que iba a ser una tarde para el recuerdo. En los alrededores, familias enteras haciéndose fotos para recordar el día, en la puerta, los penachos de plumas del traje de gala de la agrupación musical de la Virgen y a lo largo del recorrido numerosos carteles con proclamas a la Virgen. Y, en efecto, cuando la Amargura llegó interpretando ‘’El Tres’’, himno del Paso Blanco, la calle estalló en júbilo y anunció a los cuatro vientos que en unos minutos la Reina de la Carrera iba a estar en la calle, como así fue unos minutos después. La Amargura en la calle fue un desborde de pasión blanca. Niños peleándose con sus padres porque no podían ver a la Virgen desde donde se ubicaban, ancianas en carrito buscando su hueco para poder ver a la Virgen, jóvenes con pañuelos blancos al cuello, petaladas desde los balcones y algún que otro viva lanzado desde lo más profundo de los corazones blancos.

Continuar leyendo «INCIENSO Y PASIÓN: Tarde de reencuentro con la Virgen guapa.»

LA PASIÓN DE LA LUZ: DOLOROSA DE CARRILLO

@JoseMariaCamara

Es indudable que la Dolorosa de Salzillo ha sido el espejo en el que numerosos escultores se han fijado a lo largo de su vida o parte de ella. Autores como Romero Zafra, Castillo Lastrucci, Eslava, Duarte, González Moreno, Sánchez Lozano o, actualmente,  los Hermanos Cava, han utilizado en alguna de sus obras el simulacro de Mater Dolorosa según Salzillo como modelo en el que inspirarse. Esta influencia de la Dolorosa que atesora la Cofradía de Jesús de Murcia se ha extendido, como vemos, a lo largo de los siglos y a lo largo y ancho de España. En efecto, el Padre Cué, en su obra cumbre: ‘’ Como llora Sevilla…’’ ubica junto a las Angustias de Valladolid, Granada o  Zamora, a la Dolorosa de Jesús, lo que, sin lugar a la duda,  nos evidencia la importancia que la imagen que se custodia en el templo privativo de Jesús tiene a lo largo y ancho de España. Esta influencia, como no podía ser de otra forma, se hace presente en nuestra localidad a través de la celebrada reproducción de Dolorosa que González Moreno realizó para la Familia Marín-Blázquez. Así, en esta época de postguerra, Carrillo Marco tampoco escapó al influjo de la Dolorosa de Dolorosas, realizando alguna que otra Dolorosa para distintos puntos de la geografía regional y nacional, destacando los simulacros para Barinas, Albatana o Ulea, aunque esta última bajo la advocación de Soledad.

Continuar leyendo «LA PASIÓN DE LA LUZ: DOLOROSA DE CARRILLO»

PASIÓN EN CIEZA: La Virgen del Buen Suceso Coronada regresa a Cieza

@JoseMariaCamara

‘’Con la Virgen comienza de nuevo el ciclo’’ ¡Cuánta verdad hay en estas palabras! ¡Cuánto de transcendental se adivina la llegada de la Virgen al pueblo otro mes de septiembre más! No son palabras mías las que ustedes leen nada más comenzar este artículo. Son las palabras de un ciezano que, por primera vez, ha aupado a su hijo para que, hombro con hombro, ocupara el mismo lugar que su padre ocupó mientras la salud le permitió estar, cada 8 de septiembre, en la llegada al pueblo de la Virgen del Buen Suceso Coronada, la Patrona de Cieza. Hoy, su nieto, cogió su relevo y el cielo pintó   con una sonrisa del azul del Perdón.

Tarde de ausencias de grandes cofrades que, tras la Resurrección, fueron al encuentro de Dios, pero también tarde de encuentros primerizos en las varas. Hoy los niños fueron los protagonistas, indirectos, de esta nueva bajada de la Patrona de Cieza. Cogidos de la mano de su abuelo, como los nietos del sacristán, subidos a los hombros de los papas,  con el traje huertano por piel, aupado por el amigo de su padre y abrazado a la vara, donde se forjan los cofrades de corazón, los que sueñan con el toque de la campana y marcan el paso, inconscientemente, mientras caminan, cualquier día del calendario, por las calles de Cieza.

Volvimos con Ella otro ocho de septiembre más. La pólvora anunció desde El Maripinar que otro ocho la Virgen volvía a su pueblo, el que abandonó, presurosa, un lejano, y a la vez tan cercano, 19 de septiembre de 2021. Con la Virgen del Buen Suceso Coronada, como me indicaba ayer el presidente de una cofradía, comienza de nuevo una nueva vida. Una vida en la que los más jóvenes y los más ancianos miran con la misma pureza a la Patrona de Cieza. Unos son llevados vestidos de huertanos o con el polo blanco de la Virgen, hasta los pies de la Patrona de Cieza, la que, mil y una veces, habían visto antes en su Ermita pero que, por la dichosa pandemia, nunca antes habían visto bajar la tarde del ocho de septiembre cuando Cieza, con su patrona, celebra la Natividad de la Santísima Virgen María y otros, los más ancianos, acuden de nuevo postrados en la silla, en la enfermedad o en su soledad. Es la grandeza de la Patrona que, sin distinción de edad, penetra el corazón de todo el que hasta Ella se acerca en esta septembrina tarde de reencuentro.

Continuar leyendo «PASIÓN EN CIEZA: La Virgen del Buen Suceso Coronada regresa a Cieza«